Biografía
español @ Los Superdemokraticos // Tras las muros, tras las rejas

BBC interview with Martin Jankowski  en español
Escritor español Luis Leante de Martin Jankowski: Los muros invisibles
Journalist Thomas Sparrow de Martin Jankowski:
La Revolución Pacífico
Literatura detrás de las rejas  (article about MJs international project)


 

        el placer de tocar una superficie blanca

        en la luz de la mañana una llanura infinita
        una resplandeciente superficie de nieve
        blanco inmaculado hasta el horizonte

        con cuidado él coloca
        un pie encima

        siguiendo el deseo
        comienza a correr
        comienza a saltar
        se revuelca rugiendo en el blanco
        graba signinos ardientes de la voluntad
        con piel desnuda
        en la nieve

        por las noches
        junto al fuego
        se siente culpable
        y feliz

        sobre la llanura
        aún hace eco
        su grito


 

        amor

        me tocas con los dedos de la mirada
        me describes con las lenguas del callar
        me contemplas con las manos del conocimiento
        mi hambre de doce dimensiones calmas

        haces malabarismos con las sílabas vacilantes de los olores
        me revelas los sonidos de la nostalgia
        tejes tu respiración en la mía
        calmas el hambre de las pieles

        bailas con la avidez de mis ojos
        tocas el ritmo de mis pensamientos
        con lenguas del callar
        nosotros- una gruta bullendo
        de palabras
        no nacidas

        las preguntas dicen los nombres dicen las definiciones dicen
        el amor no conoce ningún nombre el amor calla


 

        El final de un inútil

        Cuando después de lavarme el pelo
        miré en el espejo del baño
        descubrí que mi cabeza
        se encontraba envuelta
        por una aureola de luz dorada

        sorprendido examiné
        la etiqueta de la botella de champú
        la marca era maná
        aunque era de un conocido
        fabricante de Alemania

        al ver que el lavado con agua mineral
        tampoco eliminaba la real corona
        decidí vivir con ella
        aunque llevando
        un sombrero

        cuando una vez por descuido
        me lo quité en medio de un baile
        se formó un tumulto
        y me llevaron
        al instituto nacional de física

        desde entonces me retiene el gobierno
        cuidadosamente bajo llave
        pues la cosa no se aclara
        además de los astronautas y los militares
        se interesa ahora también
        el vaticano por mí


 

        bebe

        tras altos muros
        en un jardín tranquilo
        bajo árboles viejos
        en la periferia de la ciudad

        detrás de todas las calles
        profundamente oculta en la hierba
        brota una fuente
        sacia allí tu sed

        no hay ningún mapa
        nadie conoce los caminos
        qué buscas en la fuente
        todos beben vino

        la ciudad está llena de pozos
        de parques con flores azules
        si fueras a este jardín
        estarías muy solo

        los pájaros emigran al sur
        los niños crecen
        los muros se resquebrajan
        el río se convierte en canal

        tienes que buscar el jardín
        encontrar la fuente en la hierba
        beber de esta agua
        solamente una vez


 

        canción de amor

        no tiene precisamente suerte
        la señora de la oficina de empleo
        subo en el ascensor del rascacielos
        y me recuesto
        voy hasta el undécimo piso
        el rascacielos tan sólo tiene diez
        me entrego al ímpetu de la primavera
        quiero ver el mundo desde arriba
        planeo hasta la autopista
        y más allá hasta la playa
        y después el trecho hacia el arrecife
        y me siento en el borde

        tú sabes que no puedo volar
        y frunces el ceño
        plegarias escritas a ordenador
        siguen siendo las de siempre
        en el banco las cajas fuertes
        están cerradas a cal y canto
        el cerebro del mundo está desprotegido
        aunque aún no le han disparado
        los niños gritan en el patio
        y practican ya para mañana
        quizás te preste mi corazón
        un par de días

        quién habla aún de eternidad
        una noche ya es mucho
        a quien miente una vez ya no se le cree
        tu risa es un bumerang
        te regalo una rosa de plástico
        el esqueleto de la poesía
        ella permanece en flor más tiempo que nosotros
        aunque eso no te lo diré nunca
        a diario llaman a la puerta
        agentes de seguros
        abre por favor y consuélalos
        puedes pagar después


 

        Tren local Jakarta-Bogor

          “El futuro de Indonesia son gansos blancos, que, jugando al ping-pong, nadan alrededor de la sumergida isla de Java y colocan cien millones de                   bombillas de 15 vatios en el fondo del mar.” Taufiq Ismail

        un tren brama por aquí
        todo se atropella hacia los cajones hirvientes
        el andén bulle con el dulce
        puré de las miradas

        nos colocamos hacia los pliegues de la multitud
        el hombre sin piernas
        se arrastra por el bosque
        de piernas temblorosas

        se vuelve estrecho y caliente pero vienen
        los vendedores de cucuruchos con cucuruchos
        los vendedores de agua con cubos de hielo
        los cantantes de playback con altavoces
        los vendedores de brazaletes con guirnaldas de brazaletes
        los oradores con sus cánticos
        los vendedores de naranjas con cestas
        luego vuelven los vendedores de agua
        primera estación

        el hombre sin piernas
        se arrastra por el bosque
        de piernas temblorosas

        luego vienen
        los jóvenes músicos con tambores
        los vendedores de tahu con paquetes de tofu
        los vendedores de agua con cubos de hielo
        los vendedores de cigarrillos con cigarrillos
        los vendedores de mecheros con mecheros
        luego vuelven los vendedores de agua
        segunda estación

        el hombre sin piernas
        se arrastra por el bosque
        de piernas temblorosas

        vemos
        a las madres y las madrecitas
        a los hijos y los hijitos
        a los hombres y los hombrecitos (durmiendo)
        los vendedores de agua con cubos de hielo
        los chicos y las chicas y
        los revisores que no se atreven
        a controlar
        tercera estación

        el hombre sin piernas
        se arrastra por el bosque
        de piernas temblorosas

        luego vienen los
        vendedores de agua con cubos de hielo
        los vendedores de galletas con galletas
        los vendedores de periódicos con periódicos
        las vendedoras de libretas con libretas
        los vendedores de caramelos con caramelos
        los travestidos con éxitos musicales
        ahí vienen los vendedores de periódicos otra vez
        cuarta estación

        el hombre sin piernas
        se arrastra por el bosque
        de piernas temblorosas

        nunca nos resulta aburrido
        vemos a los mendigos
        los que duermen
        las parejas
        la estrechez
        la ventana
        el humo
        los barrenderos
        y los cubos de hielo con los vendedores de agua
        quinta estación

        el hombre sin piernas
        se arrastra por el bosque
        de piernas temblorosas

        dormimos de pie
        y vemos en sueños
        vendedores de cucuruchos con cucuruchos
        vendedores de agua con cubos de hielo
        cantantes de playback con altavoces
        vendedores de brazaletes con guirnaldas de brazaletes
        oradores con cánticos
        vendedores de naranjas con cestas
        luego vuelven los vendedores de agua
        y vienen los chicos por la ventana
        bajan desde el techo
        estación final

        nos desprendemos dóciles del cajón hirviente
        en el andén la continuación de nuestro sueño
        como puré caliente bullen todos hacia fuera
        y corren hacia los callejones de la ciudad

        el hombre sin piernas
        se arrastra por el bosque
        de piernas temblorosas



 

Traducido por Natalia González de la Llana
© martin jankowski 2004

poemas alemán | poemas inglés